Decálogo de la Solidaridad Alimentaria

  • Los alimentos son básicos para el mantenimiento del ser humano y deben ser respetados, evitando la utilización superflua de éllos y el despilfarro.
  • Los profesionales de la alimentación , deben evitar la destrucción de alimentos como medida de presión social, económica o política en cualquier litigio internacional que se produzca.
  • Las empresas del sector alimentario, deben ofrecer sus excedentes o sus productos no comercializables, por tener defectos de calidad comercial, pero aptos para el consumo, a organizaciones de ayudas al necesitado.
  • Los organismos oficiales deben favorecer la canalización gratuita de excedentes alimentarios almacenados en sus dependencias o en empresas agroalimentarias hacia los sectores más necesitados de la población prestando colaboracion administrativa y asesoramiento técnico.
  • La ayuda alimentaria a los mas necesitados de nuestro entorno, puede efctuarse entregando alimentos y eventualmete mediante aportaciones económicas.
  • Tirar sobras de comidas a la basura, usar comidas para hacer gags en anuncios de televisión y películas, organizar fiestas tirándose alimentos, etc., es una falta de respeto a la humanidad.
  • El Banco de Alimentos, no envía los alimentos al tercer Mundo, sino que los suministra a las entidades benéficas reconocidas; lo que permite asegurar el destino final correcto de los productos entregados.
  • Periódicamente, el BANCO DE ALIMENTOS realiza colectas en colegios y grandes superficies, con el objetivo fundamental de invitar a toda persona a ser solidario.
  • La frecuencia de intercambio de alimentos entre los Bancos, motiva a la Federación Española a realizar actuaciones conjuntas que sirven de estímulo para tratar de ser cada día mas eficaces.
  • La frase de la Madre Teresa de Calcuta, que desde nustro comienzo en junio del 1994, encabeza nuestra Memorria Anual nos sirve de guia para tratar de mejorrar día a día; “No me escandaliza que haya pobres y ricos, lo que escandaliza es el despilfarro”